lunes, 24 de octubre de 2011

Viñales: El reino de los mogotes


Valle de Viñales, Parque Nacional, Paisaje Cultural de la Humanidad

Viñales, mogotes, Mural de la PrehistoriaPartimos de la Habana en coche y nos dirigimos por la Autopista Nacional hacia Viñales. Al principio el paisaje es llano y bastante monótono. El primer punto de interés que se encuentra es la Comunidad Las Terrazas y un poco más adelante Soroa, los dos merecen una visita, antes o después de conocer Viñales y de dejar el territorio pinareño.

A partir de este tramo, la vegetación se hace más variada, pueden verse pinos, eucaliptos, palmas barrigonas, sembrados, incluso personas que venden productos y frutas frescas en quioscos o en la propia carretera.

Como ya conocíamos la ciudad de Pinar del Río y no teníamos interés en repetir la visita, cogimos el atajo hacia Viñales por el poblado de Las Ovas. Al final giramos a la derecha y nos incorporamos a la carretera que da acceso a Viñales.

Nuestra primera parada fue en el Mirador del Hotel Los Jazmines, dispuesto como una terraza panorámica sobre el Valle de Viñales. Desde allí se divisa todo el paisaje de mogotes, palmas reales y vegas de tabaco. Poder alargar la vista y admirar parte de la Sierra de los Órganos, donde se enclava el valle, da sensación de quietud y fusión con la naturaleza. Y si se recorren algunos de sus senderos, nos podemos desintoxicar del estrés de las ciudades.

Antes de dirigirnos al pueblo pasamos a ver el Mural de la Prehistoria, pintado por Leovigildo González en una de las laderas del mogote Pita. El mural representa la evolución natural y se reproducen algunos mamíferos y moluscos y los indios guanahatabeyes, pero no tiene más interés.

Al otro lado de la carretera, se accede al Hotel La Ermita, desde donde también se tienen vistas excepcionales sobre el conjunto del Valle.

Luego llegamos al pequeño pueblo de Viñales, con sus casas típicas de tejas criollas y portales con columnas, algunas han modificado su estilo original y sirven de alojamiento a los turistas. Ojalá no pierdan su encanto característico y no se dejen corromper por el turismo.

Pueblo de Viñales, Colonia Española, Iglesia de Viñales

En el núcleo del centro urbano sobresale la Plaza de Viñales, con la Iglesia, la Casa de la Cultura y una galería de arte.

La Iglesia Parroquial de Viñales se terminó en 1888 y vino a sustituir una antigua ermita de techo de guano localizada en este sitio y que fue destruida por un ataque de piratas. La Casa de la Cultura radica en el antiguo edificio conocido como la Colonia Española. La fachada está matizada por arcos de medio punto y una amplia galería, el techo es de tejas criollas de barro. Ambos edificios acusan el paso del tiempo.

Tras pasar el pueblo nos dirigimos al Palenque de los Cimarrones o Cueva de San Miguel. A la entrada hay un bar y para pasar al interior de la cueva se tiene que pagar. Mediante algunos objetos y la recreación de un campamento cimarrón se escenifica de forma muy sencilla la historia de los esclavos africanos que escapaban de sus dueños y se refugiaban en las cuevas. Al final se nota bastante que es un sitio preparado para el turismo y el precio no se corresponde con las expectativas que genera.

Palenque de los Cimarrones, Viñales

A la salida de la cueva hay un restaurante criollo ambientado en la religión afrocubana. En la antesala se representa a Eleguá, que abre y cierra los caminos, y las diferentes salas se disponen en caneyes o chozas rústicas, cuya decoración y color aluden a varios santos africanos.

 Otra de las cuevas que visitamos y que también es muy turística, aunque merece más la pena, es la Cueva del Indio. Además de la disposición natural de estalactitas y estalagmitas, aquí se han encontrado pinturas y restos de culturas precolombinas. Una parte del recorrido se hace a pie y la otra en una pequeña barca, pues en el interior corren las aguas del río San Vicente. Si se mira con atención se pueden adivinar formas caprichosas que recuerdan una hoja de tabaco, una serpiente y otras imágenes. El guía que llevaba la barca nos explicó que más adelante ampliarían el perímetro visitable.

Cueva del Indio, Viñales
Un recorrido rápido y muy básico se puede hacer en un día, pero lo mejor es tener tiempo para poder visitar con detalle los diferentes valles y cuevas que conforman todo el conjunto declarado Parque Nacional y Patrimonio Cultural de la Humanidad. Hay diferentes rutas de senderismo, paseos a caballo y recorridos en bici. Conocer más sobre la cultura del tabaco, explorar la abundante flora del lugar, hacer escaladas o practicar espeleología son otras de las actividades que pueden hacerse en Viñales. Igualmente, Pinar del Río es la provincia verde de Cuba, llena de entornos naturales que hacen disfrutar del paisaje y el relax. También se podrán visitar en la provincia el Sistema Cavernario de Santo Tomás, los Cayos Levisa y Jutías, Las Terrazas, Soroa, San Diego de los Baños y María la Gorda.

Valle de Viñales

0 comentarios:

Publicar un comentario