viernes, 31 de agosto de 2012

Un día cualquiera en el Parc de la Ciutadella de Barcelona


Cascada Parc de la Ciutadella, Barcelona

El Parc de la Ciutadella es uno de los parques más cosmopolitas de la ciudad condal. En él se entremezclan diversidad de personas con su variedad de motivos: turistas, músicos, estudiantes, amantes del deporte o la lectura, enamorados, bohemios, familias, hippies...Todos componen un collage compuesto de distintos universos, cada espacio marca una forma de hacer, un pretexto o simplemente una instantánea.

Al entrar por cualquiera de sus accesos, los pasos no siguen un trazado definitivo. Quizás, entre otros casos, porque la mirada también se entretiene en cada rincón. Se avanza al ritmo del parque, de la gente, de los deseos de encontrar nuestro propio recorrido.

Durante la ruta nos acompaña una cuidada vegetación, muestras de ejemplares de distintas regiones del munddo y algunos reconocidos por su edad.

Dragones y mamut Parc de la Ciutadella, Barcelona

De repente sorprende la figura de un mamut a tamaño natural, escultura de Miquel Dalmau, ante la cual algunas personas esperan su turno para hacerse fotos. Algunos intentan abarcar en un abrazo una de sus monumentales patas, mientras que otros juguetean con su trompa.

Al centro se impone una gran cascada presidida por el nacimiento de Venus y acompañada por otras figuras mitológicas. En distintos puntos surgen chorros de agua y tal vez como paradoja, también emanan de unos dragones alados. La obra fue diseñada por el arquitecto catalán Josep Fontseré, quien tuvo como ayudante a Antoni Gaudí, que en aquel entonces era muy joven. A ambos extremos de la cascada se disponen unas escalinatas que convergen en una especie de templete central. Desde aquí se puede disfrutar de las vistas panorámicas del parque y a medida que se va descendiendo, se pueden lograr curiosas fotos desde diferentes perspectivas.

Glorieta Parc de la Ciutadella, Barcelona

Y como fondo bien podríamos escuchar algunos músicos o alguna pequeña banda tocar en la glorieta del parque, mientras otros parecen danzar con la música, pasean en familia o transitan con sus bicis.

Lago del Parc de la Ciutadella, Barcelona

Otra forma de esparcimiento se encuentra en el lago del parque, frente a la cascada, donde se puede navegar con barquitas de remos. En el interior del lago hay varios islotes y a su alrededor se alzan palmeras y otros árboles exóticos.

Escultura Desconsuelo, Parlamento de Catalunya, Barcelona

 Más adelante se encuentra la antigua Plaza de Armas, de diseño rectangular, con un estanque en su centro, donde reposa una figura femenina con gesto de abatimiento, escultura de Josep Llimona llamada "Desconsuelo". Detrás se erige el Palacio del Parlamento de Catalunya, otrora edificio del Arsenal.

Parroquia Castrense, antigua Capilla Militar, Parc de la Ciutadella

El edificio del Arsenal, junto al antiguo Palacio del Gobernador, ocupado actualmente por un instituto de enseñanza secundaria, y la Capilla Militar, actual Parroquia Castrense, son las únicas edificaciones que quedaron tras el derribo de la Fortaleza de la Ciudadela.

Castillo de los Tres Dragones, Museo de Zoología Barcelona

Tras dejar la Plaza de Armas, a continuación sobresale por sus dimensiones el Castillo de los Tres Dragones, merecedor de una visita concreta por albergar la sede actual del Museo de Zoología. Además, es una de las coonstrucciones que se conservan de las realizadas para la Exposición Universal de 1888.

Passeig dels Til.lers, Parc de la Ciutadella, Barcelona

En este punto podemos transitar por el Passeig dels Til·lers, avenida peatonal donde algunos patinan, otros descansan o charlan animadamente en los bancos y la mayoría disfruta del paseo.

Hivernáculo Parc de la Ciutadella

Otra de las estructuras vinculadas a la Exposición Universal de 1888 y que sirvió como puerta de bienvenida para el evento, fue el Arco de Triunfo. Las otras edificaciones que perviven son el Umbráculo y el Hivernáculo. Detrás del Hivernáculo se encuentra el Museo Martorell de Geología. Y compartiendo gran parte del terreno con el parque, se halla el Zoo de Barcelona.

Cada día en el mismo escenario del Parc de la Ciutadella se desarrollan distintas escenas, su diversidad es su razón de ser, es la que marca el sentido contidiano de un parque público y lo revaloriza no solo como pulmón verde de la ciudad, sino también como espacio vital de convivencia y distracción.

Parque de la Ciudadela Barcelona

martes, 28 de agosto de 2012

Cala Mitjana: la pequeña bahía natural de Ferreries


Calas Mitjana y Mitjaneta, Menorca

En el término de Ferreries, en la zona central de Menorca y particularmente en la costa sur, se localiza otra de las calas más conocidas de la isla. Se accede por la Carretera de Ciutadella a Maó, tomando el desvío a Santa Galdana. Más adelante, la Carretera de Santa Galdana se bifurca hacia las direcciones de Cala Galdana y Cala Mitjana.

Cala Mitjana, Ferreries, Menorca

Recientemente y tras muchas polémicas, se ha abierto un nuevo aparcamiento para coches a la derecha del acceso a la playa. Con más plazas que el parking anterior que ha venido a sustituir, este se encuentra a 750 metros de la playa, más alejado en comparación con su predecesor. En los últimos años Cala Mitjana ha sido bastante masificada por los turistas gracias a su fácil acceso y existe la preocupación de que al aumentarse la capacidad para aparcar coches en esta zona, la oleada de visitantes sea aún mayor. La preocupación es obvia, al desarrollo turístico lo ha de guiar una gestión sostenible de los recursos.

Cala Mitjana, Ferrerias, Menorca

Por el camino que lleva a Cala Mitjana se pueden observar diferentes paneles que muestran elementos del paisaje rural de Menorca como hornos y carboneras, entre otros. La playa en sí no tiene servicios, se ha conservado con su aspecto virgen, aunque en temporada alta está tan masificada que es difícil apreciar su encanto natural.

Porque en estado natural Cala Mitjana es como un cuadro de contrastes: la arena blanca y fina, las aguas turquesas y el verde de los pinos ofrecen una agradable sensación cromática. Todo ello matizado entre acantilados y pequeñas cuevas modeladas entre las rocas.

Cuevas Cala Mitjana, Ferreries, Menorca

En los acantilados que hay sobre las cuevas se distingue una especie de plataforma natural desde donde muchos se tiran al agua, que en aquella zona es profunda y no representa peligro alguno. Desde aquí también se pueden tomar buenas fotos del paisaje en toda su extensión y belleza.

A la derecha de Cala Mitjana tenemos su réplica en pequeño, Cala Mitjaneta. Con las mismas características y un entorno acogedor, la diferencia es el tamaño, sobre todo en lo que se refiere a la arena, que deja espacio para muy pocas personas. Hacia esta dirección parte el camino por el que se puede acceder a Cala Galdana, que está más equipada en cuanto a infraestructuras y también resulta más comercial.

Acantilados Cala Mitjana, Ferreries, Menorca

  En sentido opuesto y siguiendo el "Camí de Cavalls" (camino de caballos), utilizado antiguamente para unir los puestos de vigilancia con fines defensivos, se puede llegar a Cala Trebaluger, Cala Fustam y Cala Escorxada. El recorrido vale la pena porque son calas menos conocidas, pero es largo. Aunque algunos lo ven como un plan B cuando Cala Mitjana está a rebosar de gente.

Cala Mitjana puede asegurar agradables sensaciones y un buen recuerdo si la visitamos en el momento adecuado. Es mejor evitar los meses más activos del verano (julio y agosto) para poder disfrutarla en toda su plenitud. Y al visitarla solo le podremos agradecer esta experiencia respetando sus recursos y conservándola tan natural como podamos.

Cala Mitjana, Ferreries, Menorca


sábado, 25 de agosto de 2012

Variedad de formas y colorido en la Cueva del Indio de Viñales



Las aguas del río San Vicente, reconocidas por sus propiedades medicinales, en su paso subterráneo por el interior de las sierras que conforman la región de Viñales, han contribuido junto a las aguas de lluvia y otros factores a la formación de cavernas como la Cueva del Indio. De esta manera, las aguas han moldeado las formas caprichosas que se pueden encontrar en las cavidades centrales de los mogotes, y han creado en esta zona varios sistemas cavernarios.

Entrada Instalaciones Cueva del Indio, Viñales
Jardines Cueva del Indio, Viñales

La Cueva del Indio se incluye dentro de las atracciones turísticas principales del Parque Nacional de Viñales y está catalogada dentro de las zonas de interés para el turismo convencional. De ahí que, por una banda, cuente con unas instalaciones compuestas por un restaurante y una tienda de recuerdos, además de la cueva en sí; y por la otra, la cueva se encuentra habilitada con iluminación y adaptada para la visita del público en general. Para los practicantes del turismo ecológico o especializado, hay otras opciones en esta misma zona más naturales y poco modificadas por la mano del hombre.

Jardines Cueva del Indio, Viñales
 Restaurante Cueva del Indio, Viñales

El entorno de la cueva es privilegiado, la miman el paisaje de los mogotes y la abundante vegetación, además de unos jardines bien cuidados que le sirven de antesala. El precio de la entrada es de 5 CUC (Peso Cubano Convertible).

Entorno Cueva del Indio, Viñales
 Tienda Cueva del Indio, Viñales

Para un acceso más fácil, se han dispuesto unas escaleras que llevan hasta la misma boca de la cueva. A partir de aquí podemos transitar libremente por la galería principal hasta llegar al área del embarcadero, pues el resto del recorrido se realiza a bordo de una pequeña barca que navega por las aguas subterráneas del río San Vicente.

Durante el trayecto se puede observar el contraste de formas y sombras que brindan las estalactitas, y el guía que conduce la barca usa su imaginación para interpretar las diferentes figuras que han quedado esculpidas en la roca. Formas similares a una serpiente, un caballito de mar, las caravelas de Colón o una hoja de tabaco son imágenes recurridas. De todos modos, esto de la visualización es muy subjetivo, pero nos ayuda a contemplar con atención y a darnos cuenta de cómo las formas caprichosas de la naturaleza nos recuerdan a otras cosas existentes.

Cueva del Indio, Viñales
Cueva del Indio, Viñales
Cueva del Indio, Viñales

Quizás serían de agradecer unos comentarios más completos por parte del guía como un punto a fortalecer  para una visita más satisfactoria. Otra cuestión es el perímetro visitable de la cueva, que abarcando una extensión de 4 km, solo se encuentran habilitados unos 700m aproximadamente. Recuerdo que el guía nos explicó que existía la previsión de ampliar la ruta, pero hasta el momento no me consta que se haya hecho.

También se podría abundar en temas como el descubrimiento de la cueva o las muestras de las culturas  aborígenes encontradas en su demarcación, que como mucho se quedan en un simple comentario.

Salida Cueva del Indio, Viñales

Finalmente se vislumbra la salida de la cueva y el recorrido termina con el desnivel que hacen las aguas del río San Vicente, teñidas del color de las rocas y las montañas y en delicado contraste con el verdor del paisaje.

En la salida se pueden comprar recuerdos artesanales o hacer alguna foto con un ejemplar de búfalo americano que se muestra para llamar la atención de los turistas.

Salida Cueva del Indio, Viñales
 Búfalo americano en Cueva del Indio, Viñales

Aunque la visita a la Cueva del Indio es un poco corta y se puede mejorar en algunos aspectos, es una opción recomendable cuando se hace una escapada a Viñales. Es un sitio bastante turístico, pero quizás por la misma razón, está acondicionado para la visita del público en general. Y ojalá que se puedan abrir nuevos espacios para la visita, porque es un sitio que tiene muchas más posibilidades que las que actualmente se muestran.

Cueva del Indio, Viñales


martes, 21 de agosto de 2012

La Casa Milà o "una pedrera a cel obert"



Como una cantera a cielo abierto ("La Pedrera"), fue bautizada despectivamente la Casa Milà por algunos de sus contemporáneos. Solo el tiempo ha podido dar una respuesta contundente a aquellos críticos que no pudieron apreciar la maestría y el ingenio del arquitecto Gaudí, cuando La Pedrera fue nombrada Patrimonio de La Humanidad en 1984 junto a otras obras del arquitecto de Reus. De forma curiosa, el nombre popular de La Pedrera, despectivo en aquel momento, hoy es objeto de admiración y reconocimiento por millares de personas que la visitan cada año.

La Pedrera fue construida entre 1906 y 1910 por el arquitecto Antoni Gaudí, por encargo del matrimonio Pere Milà i Camps y Roser Segimon i Artells. Fue erigida en pleno Ensanche de Barcelona, en el chaflán que conforman el Paseo de Gracia y la calle Provenza, según la moda burguesa de aquella época de hacerse edificar grandes residencias en las zonas mejor apreciadas de la ciudad. Otro caso fue el de la Casa Batlló, también construida por Gaudí entre 1904 y 1906 en el Paseo de Gracia.

Tras varias modificaciones y traspasos, La Pedrera fue adquirida por la entidad Caixa Catalunya en 1986, que tuvo que acometer obras de conservación y restauración. Actualmente mantiene la sede de la Fundación Catalunya Caixa y muchos de los espacios del edificio son visitables por el público en general.



Ver mapa más grande

La Pedrera se erigió como un edificio modernista que resultaba monumental y avanzado para su época. Además de sus dimensiones, con seis plantas construidas alrededor de dos patios interiores, más los espacios del sótano, el desván y la azotea, también resultaba novedoso su estilo arquitectónico, inspirado en formas orgánicas de la naturaleza.

Las fachadas de La Pedrera muestran entrantes y salientes con formas ondulantes que le dan un sentido de movimiento similar al de las olas del mar y esta continuidad discurre por igual entre las tres fachadas que dan al Paseo de Gracia, al chaflán de las dos calles y a la calle Provenza. Gaudí incluso pensó en las sombras y potenció aquellas zonas que con el juego de luces ayudarían a fortalecer aún más la sensación armónica del movimiento. No solo cuidó el aspecto estético, sino también el funcional; y así podemos ver las diferencias de tamaño y estilos de las ventanas, que obedecen a la luminosidad de cada planta (en las inferiores son más grandes y en las superiores más pequeñas). La fachada está modelada en piedra calcárea y adornada con disímiles detalles, uno de ellos son los balcones de hierro forjado, que algunos asimilan a las algas marinas.

Horario y Tarifas
De noviembre a febrero. De lunes a domingo:
de 9.00 a 18.30 h (último acceso: 18.00 h)
Cerrado: 25 de diciembre, y del 7 al 13 de enero.
1 de enero: horario especial, de 11.00 a 18.30 h.
De marzo a octubre. De lunes a domingo:
de 9.00 a 20.00 h (último acceso: 19.30 h).
  • General = 16,50 €
  • Reducida = 14,85 €
  • Niños de 0 a 6 años = gratuita
  • Niños de 7 a 12 años = 8,25 €
Fuente: www.lapedrera.com/es/home 

La Pedrera tiene dos puertas de acceso, una por el Paseo de Gracia destinada para la visita a la sala de exposiciones temporales situada en la planta principal; y la otra por la calle Provenza, donde se encuentran las taquillas y la entrada para la visita al edificio. Los espacios visitables son los patios, el Piso de la Pedrera (Exposición Permanente), el Espacio Gaudí y la azotea.


El Piso de la Pedrera se sitúa en la cuarta planta y muestra una exposición permanente sobre una vivienda típica burguesa de principios del s. XX. Además del mobiliario característico, se pueden observar las formas ornamentales diseñadas por Gaudí para decorar el interior de las residencias. Aún se conservan los relieves de los falsos techos y de los marcos de puentas y ventanas, así como los suelos originales que variaban según los tipos de habitaciones... También se puede constatar que las viviendas estaban bien equipadas con los avances tecnológicos de la época.


En el desván del edificio se sitúa el Espacio Gaudí, en la zona donde antiguamente se localizaban los lavaderos y otras áreas de servicio. La característica principal en cuanto a diseño parte de la sucesión de arcos parabólicos de diferentes alturas sobre los que se sostiene la azotea. Es la zona más instructiva de la edificación, pues acoge una exposición permanente dedicada a la obra del arquitecto y a su última obra civil, La Pedrera. En ella se recogen muestras de planos, diseños de Gaudí, maquetas de La Pedrera, objetos y vídeos que permiten conocer el proceso de construcción y la inspiración natural de muchos de los elementos ornamentales que decoran los interiores y exteriores del edificio.


Por último, se encuentra la azotea, que es uno de los espacios que más soluciones creativas proporciona. No en vano se afirma que es un auténtico jardín de esculturas al aire libre. Tanto las salidas de escaleras como las torres de ventilación quedan rematadas con formas escultóricas y detalles simbólicos en una excelente combinación funcional y estética. Las chimeneas presentan una forma similar a cascos de guerreros, en una de ellas se encuentra un corazón que apunta a Reus y además un corazón y una lágrima que apuntan a la Sagrada Familia.


La Pedrera cuenta además con una librería, un auditorio (sótano) y una cafetería abierta recientemente al público.

Actualmente La Pedrera es un espacio de encuentro, una mezcla entre museo, galería y centro cultural, donde tienen lugar exposiciones, espectáculos, conferencias y actividades dirigidas a las escuelas. Es indudable la labor artística, educativa y social que desempeña, pero en aras de llegar a todo el público se deberían procurar unas tarifas más accesibles para todos.



lunes, 20 de agosto de 2012

CoVa D'eN XoRoi: para todos los gustos


Cova d'en Xoroi, Menorca

La isla de Menorca es rica en rincones espontáneos, en caprichos de la naturaleza que el ser humano busca cuando quiere alejarse de sus ciudades. Aunque si bien es el propio ser humano quien crea las facilidades para poder visitar estos rincones, también es capaz de modificar y en el peor de los casos destruir, el aspecto completamente natural de estos parajes.

En el afán de adaptar la naturaleza a nuestros deseos acabamos comercializándola en exceso, y así muchos lugares sufren las oleadas de turistas que los masifican sin compasión. Por si fuera poco y gracias a la propaganda turística, los precios de visita también aumentan, en proporciones que superan con creces los costes de mantenimiento y salvaguarda de estos sitios. Incluso, más que en lugares de interés turístico, se convierten en verdaderos negocios lucrativos.

Cova d'en Xoroi, Menorca

Aún tuve suerte en mi visita a Menorca de poder visitar a gusto la Cova d'en Xoroi. En plena temporada alta, pude aparcar el coche de alquiler en el aparcamiento de la entrada a la cueva y aunque fue casual, pagué el precio mínimo de la entrada por el horario en que la visité.

Localización
La Cova d'en Xoroi se localiza al sur de la isla, en Cala en Porter, que pertenece al municipio de Alaior. Se puede acceder desde Alaior, siguiendo la Carretera de Alaior a Cala en Porter, o desde Maó, siguiendo la Carretera de Maó a Cala en Porter.

Ver mapa más grande

Tenía en mi poder un vale de descuento que me habían dado en algún punto de Menorca que ya no recuerdo, y la idea era servirme de él para ahorrarme algo de dinero en el precio de la entrada. Una vez allí, me di cuenta de que aquel descuento solo era válido para las noches, y no para las visitas de día o tarde; pero igualmente decidí entrar en aquel momento pues me salía más a cuenta, ya que aunque tuviese la oferta, las tarifas nocturnas eran más caras.

La Cova d'en Xoroi ha dejado de ser la típica cueva, para adaptarse a los gustos de los turistas y abarcar los intereses de varios públicos. De esta manera, además del valor natural que posee como caverna, durante diferentes horas del día también funciona como mirador, como lounge club y como discoteca. Y de acuerdo con estas sesiones, también varían los precios, resultando más caras las del atardecer y la noche.

Horarios
Visitas: cada día de 11.30h a 17.50h.
Sesiones ambient: atardecer de 18h a 22.30h.
Clubbing: a partir de las 23h.

Fuente: www.covadenxoroi.com (Consultar eventos y fiestas temáticas) 

Las visitas durante el día serán la excusa para explorar la cueva, con sus diferentes espacios, tomar algún refrigerio en alguna de sus terrazas con vistas al mar y hacer estupendas fotos de todo el paisaje. Las sesiones ambient ofrecen el añadido de poder disfrutar de la puesta de sol mientras la música chill out de fondo nos ayuda a relajarnos más. Y el público más joven puede divertirse en la discoteca, con fiestas temáticas, fiestas de la espuma, actuación de dj...

Cova d'en Xoroi, Menorca

Durante mi visita a la cueva, pude disfrutar de la sesión ambient, aunque había entrado un poco antes y había pagado menos. Con la entrada se incluye una consumición, pero en el caso de los cócteles se debe pagar un poco más. Hay terracitas con sombrillas en varios niveles, aunque son pequeñas y suelen estar llenas, también hay una zona chill-out y un salón más amplio donde está la barra y varias mesas, con una abertura en la roca a modo de ventana al exterior.

La Leyenda de Xoroi
En el pueblo menorquino han calado hondo las tradiciones y las leyendas, y siempre se muestran orgullosos al explicar sus historias y su folclor. La Cova d'en Xoroi debe su nombre a una de estas leyendas que ha conservado la mitología popular de esta zona.

Se cuenta que en este paraje se refugiaba un extranjero, quizás un náufrago, al que llamaban el moro Xoroi. El pueblo quería prenderlo para hacerle pagar por los robos que cometía en el poblado, y más adelante, con más razón, por el secuestro de una joven que estaba próxima a casarse.

Llegó el día en que una nevada dejó al descubierto las huellas de Xoroi y estas guiaron a los vecinos hasta el refugio de la cueva. Una vez allí, pudieron constatar que Xoroi había convertido a la joven del pueblo en su mujer y en madre de tres hijos.

Ante la irrupción de los vecinos del pueblo, Xoroi y su hijo mayor se lanzaron al mar por el acantilado.  Se dice que la joven con sus dos hijos fueron trasladados a Alaior y que aún hoy perviven sus descendientes.

El entorno es privilegiado, pues la cueva parece cincelada sobre el mismo acantilado. Aunque los precios son excesivos, bien merece la pena visitarla, degustar el paisaje en compañía de la pareja, la familia o los amigos y reforzar el recuerdo de una estupenda velada con nuestra cámara de fotos.

Cova d'en Xoroi, Menorca