martes, 28 de agosto de 2012

Cala Mitjana: la pequeña bahía natural de Ferreries


Calas Mitjana y Mitjaneta, Menorca

En el término de Ferreries, en la zona central de Menorca y particularmente en la costa sur, se localiza otra de las calas más conocidas de la isla. Se accede por la Carretera de Ciutadella a Maó, tomando el desvío a Santa Galdana. Más adelante, la Carretera de Santa Galdana se bifurca hacia las direcciones de Cala Galdana y Cala Mitjana.

Cala Mitjana, Ferreries, Menorca

Recientemente y tras muchas polémicas, se ha abierto un nuevo aparcamiento para coches a la derecha del acceso a la playa. Con más plazas que el parking anterior que ha venido a sustituir, este se encuentra a 750 metros de la playa, más alejado en comparación con su predecesor. En los últimos años Cala Mitjana ha sido bastante masificada por los turistas gracias a su fácil acceso y existe la preocupación de que al aumentarse la capacidad para aparcar coches en esta zona, la oleada de visitantes sea aún mayor. La preocupación es obvia, al desarrollo turístico lo ha de guiar una gestión sostenible de los recursos.

Cala Mitjana, Ferrerias, Menorca

Por el camino que lleva a Cala Mitjana se pueden observar diferentes paneles que muestran elementos del paisaje rural de Menorca como hornos y carboneras, entre otros. La playa en sí no tiene servicios, se ha conservado con su aspecto virgen, aunque en temporada alta está tan masificada que es difícil apreciar su encanto natural.

Porque en estado natural Cala Mitjana es como un cuadro de contrastes: la arena blanca y fina, las aguas turquesas y el verde de los pinos ofrecen una agradable sensación cromática. Todo ello matizado entre acantilados y pequeñas cuevas modeladas entre las rocas.

Cuevas Cala Mitjana, Ferreries, Menorca

En los acantilados que hay sobre las cuevas se distingue una especie de plataforma natural desde donde muchos se tiran al agua, que en aquella zona es profunda y no representa peligro alguno. Desde aquí también se pueden tomar buenas fotos del paisaje en toda su extensión y belleza.

A la derecha de Cala Mitjana tenemos su réplica en pequeño, Cala Mitjaneta. Con las mismas características y un entorno acogedor, la diferencia es el tamaño, sobre todo en lo que se refiere a la arena, que deja espacio para muy pocas personas. Hacia esta dirección parte el camino por el que se puede acceder a Cala Galdana, que está más equipada en cuanto a infraestructuras y también resulta más comercial.

Acantilados Cala Mitjana, Ferreries, Menorca

  En sentido opuesto y siguiendo el "Camí de Cavalls" (camino de caballos), utilizado antiguamente para unir los puestos de vigilancia con fines defensivos, se puede llegar a Cala Trebaluger, Cala Fustam y Cala Escorxada. El recorrido vale la pena porque son calas menos conocidas, pero es largo. Aunque algunos lo ven como un plan B cuando Cala Mitjana está a rebosar de gente.

Cala Mitjana puede asegurar agradables sensaciones y un buen recuerdo si la visitamos en el momento adecuado. Es mejor evitar los meses más activos del verano (julio y agosto) para poder disfrutarla en toda su plenitud. Y al visitarla solo le podremos agradecer esta experiencia respetando sus recursos y conservándola tan natural como podamos.

Cala Mitjana, Ferreries, Menorca


0 comentarios:

Publicar un comentario